Archivo de la etiqueta: culebra

Alucinante como una coneja defiende a sus crías de una culebra.

Alucinante como una coneja defiende a sus crías de una culebra.

Increíble como esta coneja defiende a sus crías de una culebra. Así lo podemos ver en el video que les mostramos a continuación, en el vemos como una culebra busca comida en un nido de conejo donde se encuentran las crías de unos pocos días. Alucinante como una coneja defiende a sus crías de una culebra.

tras coenjos de campo descansando
Conejos de campo

Lo que el ofidio no contaba es que las conejas se caracterizan por defender con uñas y dientes a sus crías de cualquier depredador, incluso si este puede acabar con su vida. La coneja sin dudarlo se lanza a morder la cabeza de la culebra haciendo que esta tenga que salir huyendo del lugar, es tal la obsesión de la coneja por el ofidio que una vez que está alejada del nido esta la sigue increpando a base de mordiscos.

Graban a una Culebra intentando comerse una cría de Gamo.

Graban a una Culebra intentando comerse una cría de Gamo.

Así lo podemos ver en el video que les mostramos más adelante, Graban a una Culebra intentando comerse una cría de Gamo.

Graban a una Culebra intentando comerse una cría de Gamo.
cria de gamo

El lugar donde fue grabado este insólito video desconoce y de esta manera es más difícil saber a qué especie pertenece la culebra, la cual es muy similar a la culebra de escalera tan habitual en la península ibérica. Un video bastante inusual ver a una culebra intentando hacerse con una presa de tal tamaña no, si es cierto que los ofidios pueden capturar presas las cuales les superan ampliamente en tamaño y peso, pero esta culebra sin duda midió mal, ya que es imposible ni siquiera que le pueda matar

Culebra comiendo un gamo

El gamo común o europeo (Dama dama, a veces llamado Cervus dama) es una especie de cérvido nativa de la región mediterránea. Se diferencia del otro gran cérvido europeo, el ciervo común (Cervus elaphus), en su menor tamaño, sus astas palmeadas y su manto de pelo pardo-rojizo salpicado de motas blancas en primavera y verano (ocasionalmente con una banda oscura en el lomo).

El gamo presenta un notable dimorfismo sexual. Únicamente los machos tienen astas que están inclinadas hacia atrás, y presentan tres candiles y una zona palmeada, típicos de la especie. La cornamenta muda anualmente, como en la mayoría de los cérvidos, cayéndose a finales de marzo o principios de abril para empezar a crecer inmediatamente, completándose su crecimiento a finales de junio y principios de julio.​ La longitud del gamo varía entre los 129-155 cm de los machos y los 118-140 cm de las hembras. El peso medio para los machos es de 58 kg y 45 kg para las hembras.